May 14
Edgardo Riveros: «Operación ventiladores mecánicos»" class="prettyPhoto" rel="bookmark">

Edgardo Riveros: «Operación ventiladores mecánicos»

En el marco de los efectos del covid-19 en nuestro país y las reacciones para enfrentarlo uno de los aspectos confusos ha sido la compra y traslado de los ventiladores mecánicos, dispositivo esencial para enfrentar las situaciones más graves que se produzcan en las personas afectadas.

La confusión nace desde el momento que las autoridades dieron a entender que el gobierno ya había adquirido un importante número de ventiladores. Finalmente, se conoce que la adquisición ha sido efectuada por empresarios a través de su organización gremial, en una negociación en China efectuada en las últimas semanas, fecha claramente posterior al anuncio oficial referido.

Según se ha señalado la compra aún está en marcha para llegar a quinientos dispositivos. De la confusión señalada forman parte las expresiones del Embajador de China en nuestro país y las del ministro de Salud con referencia a la actuación de la prensa, como agregado.

A estas confusiones se suma la forma en que se ha efectuado el traslado de los señalados ventiladores desde el país asiático, esto es, una suerte de operación de inteligencia, dándole una contextualización de “guerra”, concepto letal al cual se hace uso frecuente sin inhibiciones.

En verdad, dicho traslado no debiera estar sujeto a estos misterios en franca colisión con las normas de transparencia. El traslado se efectuó en una aeronave de Estado, como son aquellas que pertenecen a la Fuerza Aérea de Chile. Estos aviones, al igual que las sedes de las embajadas, gozan de inviolabilidad, principio jurídico que los Estados respetan y resguardan con celo.

Lo importante en aspectos de esta naturaleza es definir el plan de vuelo más idóneo en cuanto a ruta para informar, a través de las vías diplomáticas, a los Estados en que se van a efectuar escalas técnicas, particularmente para cargar combustible.

El objeto de ello es hacer efectivos los resguardos que el derecho internacional establece no sólo a favor de las aeronaves y su carga, sino también para la tripulación.

Si en el caso de los ventiladores, que en un número de 117 llegaron en una partida que se suma a 72 que habían arribado pocos días antes, se eligió para su traslado la ruta del Pacífico Sur que contempla países tan respetuosos de las normas jurídicas internacionales como Nueva Zelanda y Australia, menos se justifica el misterio y el dramatismo con que se ha rodeado este traslado, salvo que se quiera producir un impacto comunicacional para atenuar la confusión a que hicimos referencia.

La situación que vinimos requiere que exista un clima de confianza, para ello es esencial que la autoridad entregue información transparente y sin estridencias innecesarias.

 

Artículo publicado en Cooperativa, el 5 de mayo de 2020